lunes, 22 de marzo de 2010

Catorce vidas son dos gatos

….En la montaña siempre se discute,…yo estuve a punto de aplastarle la cabeza a Miguel con la maza. Casi lo mato en Cuélebre. Tenías que ver como se oían las voces que pegábamos por toda la Vega de Urriellu. Miguel Rodríguez es un gran alpinista. El me enseño el primer principio de la autosuficiencia: cuando tengas un problema, te buscas la vida y lo resuelves.

…Diego y yo empezamos a escalar a la vez. Teníamos nuestra piquilla…, como él era algo mas fino que yo, no me quedó más remedio que dedicarme a la tapia.

…No estudiaba, no trabajaba, sólo pensaba en escalar. Como no tenía dinero iba siempre a Urriello. Allí siempre me dieron cuartel, ….Tomás el gran jefe, La Sole, Cucho, Cuartillu, Iñigo, Sergio, Pipo. Yo fregaba algo, hacía algún porteo y a cambio ellos me dejaban quedarme. Luego me cansé de ir siempre al mismo sitio.

…Lo que más me gusta es la aventura. En muchas de las solitarias a Urriello me jugué la vida por fallos tontos. …Cuando hice el GR-11 sólo, me acostumbré a caminar 8 horas diarias durante cuarenta días. Después de varios días sólo me encontré una vaca muerta como única compañía para poder hablar. Me gustaría marchar a vivir a las montañas de Canada…, dar la vuelta a Asturias…., Pero la vuelta, la vuelta entera. Por todos los picos de la cordillera y luego bajar a la costa y cruzarla en piragua… aunque no tengo ni puta idea de andar en piragua???. … Salir un día de Gijón caminando subir a Urriello y regresar a casa como salí caminando….

… de correr paso,…vale para joder las rodillas. Lo que verdaderamente te pone fuerte es patear por el monte. Eso si, hay que comer bien y beber mucha agua.
… del bloque paso,…vale para reventar los tendones de los dedos; Si ya se les veía venir, …como les acojona volar hasta de los parabolts…, pues ahora a hacer el chorras por los bloques.

…Dios mío ¡Qué he hecho! He perdido los mejores 10 años de mi vida sin escalar. Tenía que parar, porque el miedo así me lo aconsejó.

(algunas confesiones inconfesables y corregidas por Ignacio elías “Iñaki el guardabosques” en nuestro viaje de reencuentro por el Piri).

De vuelta de Vegarada bajaba como el año pasado. Con una sensación de bienestar producida por haber vuelto a una cita anual entre amigos para comer una paella en Valdelugueros. Es el segundo año que Manolo se saca de la chistera una compe de esquí de fondo en el Puerto de Vegarada. 15 km, 40 amigos corriendo…Además, una salida especial de 0,5 km para discapacitados psíquicos. Luego, premios para todos. Paella y mucha cerveza, este año el colega de la maquina que pisa la pista cuando le dije si me volvía a invitar a una birra, me trajo un pack de 36 botes.... Repetí el tercer puesto de la Uni del año pasado y noveno en la general…. No estuvo nada mal porque este año había nivel, vinieron hasta pro-olímpicos. Lo mejor es que no tuve ninguna caída…Bueno: No. Lo mejor fueron los discapacitados… verlos como disfrutaron y como disfrutamos con ellos...una pasada.

Volvía en el coche, sólo, escuchando buena música y medio mamao de toda la cerveza que había destilado para hidratar bien después de la carrera. Cuando todas esas frases de Iñaki regresaban repetidamente a mi cabeza, como las olas de un rompeolas. El Jueves pasado habíamos regresado de una pequeña excursión por el Piri que a mi me resultó reveladora. Cuando murió Alberto Sío en la barrera de los Ecrins mi parte más salvaje se había ido poco a poco aletargando…, mientras las consignas e ideas friquis se fueron instalando con demasiada facilidad en mi cabeza. Acabé conformándome con apretar un poco las regletas de alguna vía de escuela, o del tablón para seguir sintiéndome vivo. Necesitaba a un radical como Elías, que me recordara tanto a Sío, que me hiciera despertar y me recordara todo aquello por lo que merece la pena vivir y morir.

En nuestro viaje Panticosa-Izas-Torla, la primera parada fue en el refu de la Piedra. (Panticosa). Primero nos juntamos con Cris, que ya estaba en Formigal y después con Pablo, Inés y Camino. Cris, Pablo y yo subimos desde el refupara el Garmo Negro el primer día. Enseguida comprobé que mi motor fallaba. Iba subiendo como a dos tiempos. Me pasaron los dos subiendo con tanta facilidad que yo no sabía si los mareos que me daban eran flojera real o incredulidad. Subimos hasta el collao que separa el Pico del Infierno de Garmo Negro. Allí me tomé un gel y recuperé lo suficiente como para bajar esquiando el tubo. Al final crucé demasiado para la dere sin aoir como gritaban Pablo y Cristina. El tubo de bajada tiene salida directa por debajo del escarpe rocoso que corta la ladera, pero yo desde arriba había imaginado que no y que teníamos que cruzar hasta conectar con otro mas a la izquierda donde se veía una avalancha. Enganchamos con el alud que baja pegado a la normal del Garmo Negro y tras mil y poco metros de desnivel de subida y otros tantos de bajada hasta el refo de la Piedra dimos por merecida la cena. Bajamos a cenar a Jaca donde dan unas patatas asadas que están de muerte. El segundo día subimos hasta Formigal para subir de trave hasta el Anayet, mientras Elías despedía a Camino de vuelta para Barcelona. El día era perfecto, la nieve estaba perfecta y yo subí al desquite, dándome caña y probando si el motor volvía a funcionar o había que cambiarlo. Calcé los crampones para asomar a la arista que deja ver el Valle de Izas y Canal Rolla. El descenso disfruton haciendo vidios y esas chorradas. Después se fueron también Pablo e Inés….

Tercer día: seis y media de la mañana…Empieza la fiesta. El material está preparado en el coche del día anterior. Ha subido algo la temperatura pero como habíamos estado a -14 aún no se nota demasiado. Llegamos al circo. Escojemos la más fácil: Ruta Jacobea Dificultad (II,3. Longitud: 110m). La hicimos de tres largos. El primero con algún resalte a 75º, el segundo hasta debajo de un resalte en roca, con un pequeño muro de 85º. El tercero tras salir del resalte pelao, llegamos a un campo de nieve que tumbaba progresivamente hasta los 45º). El descenso lo hicimos cruzando en diagonal ascendente hacia la izquierda, para salir por la vira que lleva a una caseta refugio, tras cruzar el embudo de salida de L'eau, l'eau. Después siempre hacia la izquierda dejando el cortado a nuestra izquierda cruzamos en descenso para llegar a la canal que nos pone de nuevo a píe de cascada.
Al día siguiente madrugamos de nuevo, queremos hacer la Notre Dame o la L’eau, L’eau. Pero tienen las dos bichos ocupando la cascada, así que nos vamos a la que vimos mas a la izquierda que no me acurdo como se llama. Subimos aprovechando todos los resaltes iniciales y discontínuos que pillamos para hacerla de tres largos, los dos primeros fáciles con algún resalte a 85º y el tercero que es realmente la vía se hace de un largo de 60 mts. La primera mitad del largo presentaba un resalte a 85º que acaba en una repisa con pino ...el hielo y los chupones de la izquierda de la cascada chorreaban agua. De ahí se enchufa directamente un muro a 90º inicial en diagonal a la izquierda, para desde el centro de la cascada volver a cruzar en diagonal hacia la dere hasta alcanzar el pino de salida. Una preciosidad de largo en hielo cristal con formas y coliflores que te dejan, descansar y ganchear con los pinchos. Lo pasamos como los índios.


Antes de que nos dé del todo el rollo friqui del hielo y en vista de que estaba subiendo la temperatura decidimos irnos a Torla. Por el camino aprovechando una cuneta soleada, organizamos el material para el día siguiente. Llegamos a Torla, a las puertas de Ordesa, el sitio es precioso aunque en Torla está casi todo cerrado...estamos fuera de temporada. Nos instalamos en el Refu. Hoy le toca ducharse a Elías…, mientras nosotros bajamos a buscar algún sitio para cenar. ¡Eureka!, cenamos como paisanos en el único sito que está abierto: huevos rotos con foi de pato, jamón y patatas, botella de vino y ricos postres. Al final de la cena nos da la risa tonta a los tres….Lo estamos pasando como Dios.
Último día. Aunque madrugamos, salimos demasiado tarde para nuestras pretensiones. Queremos subir la Norte del Taillón desde Bujaruelo. Cristina no nos acompaña porque prefiere descansar. Una avalancha de hielo y troncos está cortando el camino y nos añade cuarenta minutos extra para llegar al pueblo de Bujaruelo. Miro la hora y desisto de meter el material para escalar la pared. Elías No. Así que cargamos con los esquís y lo propio. En la subida al puerto, nos separamos en un tramo. Yo voy encajado por un tubo y Elías a media ladera. Suenan dos detonaciones de aludes. Paro a ver si oigo algo más. Hay suerte y no baja nada. Nos acordamos que dejamos el ARVA en el coche…Llegamos al Puerto de Bujaruelo a la 13:30….como había previsto, es demasiado tarde. No obstante Elías aún no lo ve claro. Subimos hasta pie de la cara norte, donde llegamos una hora más tarde. Se acaba por convencer tras prometerle que volveremos para subir desde Gavarnie….. Realmente es demasiado tarde para hacer los 700 metros de pared y luego bajar hasta el puerto y cojer los esquís para bajar hasta el coche. De regreso al puerto de Bujaruelo, donde dejamos los esquís vemos una pareja de Quebrantahuesos….: Una pasada tío. Esto es como ver a un Oso. En la cordillera hace 100 años que se han extinguido…. Sólo con ver esto y haber subido por aquí donde no vimos ni una huella humana, ya ha merecido la pena,….le sale de nuevo la vena forestal. Bajamos los mil metros de desnivel hasta el Pueblo disfrutando de los esquís pero siempre al loro con las laderas solanas por si hay nuevos desprendimientos. Llegamos al refu de Torla. Cargamos todo y con las mismas arrancamos el choche rumbo a casa, donde llegamos a la una de la mañana….


Si catorce vidas son dos gatos: …aún nos queda mucho por vivir.

lunes, 8 de marzo de 2010

II Alta Ruta Fuentes-Paxares: la caña (2ª Parte)

Es difícil escribir desde la confusión… . A estas alturas, me consta que mis palabras en dos ocasiones han sido malinterpretadas. Así que aprenderé a quitar carga subjetiva a lo que escribo para que lectores sagaces no vean ni más ni menos que lo que hay. No obstante repito por última vez: siempre que he tenido algún problema con alguien lo he arreglado directamente con esa persona o personas. No me dirijo al auditorio. Si entre el mismo se encuentran seguidores asiduos de Gran Hermano o de Ni-Ni, por favor se vayan a otra parte. A mí nunca nadie me ha calentado la cabeza con ponzoña. Esta ventana no es ningún reality show de la montaña. Las motivaciones están en la primera entrada de hace más de un año. No han cambiado una coma. Yo tampoco. Mis amigos me dicen: deja de escribir, no merece la pena estos malos rollos. Entiendo porque me lo dicen, pero no comparto sus argumentos. No tengo cuentas pendientes con nadie. Si alguien siente que si las tiene, que me lo diga a la cara y por el medio que quiera, que todo tiene arreglo…, menos la muerte.

Son las 11:10 de la noche cuando me doy cuenta que no voy a llegar al cierre de la recogida de dorsales. La trave se había retrasado una semana por la ciclogénesis explosiva, pero parece que el tiempo no va a ser del todo estable. Tengo los esquís preparados en el coche. Bajo al garaje. Cojo el coche. Conduzco ligeramente más rápido de lo habitual. Llego a Mieres. Pregunto a otros esquiadores donde cojo el dorsal. Me indican que dentro del Polideportivo. Saco una foto. El año pasado igual. Siempre que veo a gente que altruistamente se sacrifica por los demás tienen mi reconocimiento. Más si se sacrifican por mí. Este año la sudadera que regalan es High tech. Emilio y Chema se superan año a año. Veo caras conocidas y dormidas. Toño, Ire, Chechu, Jose, Villa, Rosa, Piñera, Chus, Parada, Emilio…Otros me suenan del año pasado, pero no los conozco. Subo en el bus con Toño. Hablamos de la vida y de los blogs. El me dice que no los lee. Llegamos a Fuentes. El viento sopla. Estamos preparados pero esperamos a la fresadora que va a subir a los de la tele para que rueden la salida y la llegada arriba de la estación. Salimos pasadas la 1:30. En el último instante decido ponerme los cubre pantalones de gore-tex por el viento. En la maniobra me retraso diez minutos con respecto a la salida…en mi línea.

Bajamos Riopinos. Giros torpes sobre nieve dura. Algunos giran mas torpemente y al llegar a bajo comentan que las condiciones de la nieve son magnificas y la noche es estupenda. Yo flipo. Comenzamos el sube y baja hasta Vegarada. Como sé que hay mucha escoba y que hay que cruzar el río, me coloco adelante para no tener que esperar detrás de nadie. Lo consigo. Emilio se queda como siempre de pastor para avisar de donde tiene la gente que bajar para llegar remando a Vegarada. Me dan un bote de refresco y apuntan el dorsal. Pido otro bote. Me preguntan que cuantos venimos. Unos cuarenta, comento. El paisano de bigotes que da los botes me mira y me da otro. Le doy las gracias. Busco refugio del viento E en la pared W del Casetón de Vegarada mientras espero más de 20 minutos a que se reagrupen todos. Emilio vuelve a dar la salida. Por delante han ido colocando balizas luminosas. Nieva algo pero no está muy chungo. En la primera rampa fuerte de subida a la Muezca los esquís se me van porque tracé muy vertical. Caigo hasta abajo. Pongo cuchillas y subo con máss cuidado. Llego arriba de la Muezca de los primeros. Nieva. Aprovecho para ponerme la segunda camiseta de abrigo. No tengo nada más que poner. Saco la última foto. Nieva racheado y el viento se ha puesto bruto. Continuamos la trave. Emilio dice que se pueden quitar las cuchillas y deslizar con las pieles. Yo continúo con cuchillas. Al poco las quito. Al poco las vuelvo a poner. El viento cada vez es más fuerte. En ese momento Andrea va delante de mí, desliza muy lenta y en cada ráfaga fuerte se para. Rosa y Piñera llevan un rato con crampones y esquís a la chepa. Me pongo al lado de Andrea para protegerla del viento. Le pregunto ¿Qué tal?. Me contesta que el viento la tira. Hay que superar una cornisa. El viento y la nieve están en su apogeo. Pasa Andrea y a mi se me suelta un esquí. ¡Qué oportuno!. Intento calzarlo de nuevo pero la pendiente es muy fuerte y está helada. Me sujeto sólo con el canto interior del esquí de abajo. Chus Cubilla pasa por detrás de mí y me da la mano para que me suba a la cornisa y pueda ponerme el esquí. Gracias Chus. Cuando subo el viento es tan fuerte que no me siento seguro con esquís en la arista, así que decido quitarlos y calzar los crampones. Entre tanto siguen pasando esquiadores como zombis entre las ráfagas de viento que deben superar los 120 km por hora. Al sacar los crampones el viento me lleva la bolsa de las pieles donde había metido las manoplas de repuesto, las gafas de ventisca y unos calcetines. Me cago en la puta. Saco los crampones que había comprado el día anterior porque eran mas ligeros que mis supernova antiguos. Creí que los había regulado bien pero al intentarlos calzar me doy cuenta que no. Al intentar regularlos se me sale la talonera. Me cago en la puta. Está amaneciendo. El viento es muy perro y ya no queda nadie. Lo entiendo perfectamente. Nada que reprochar, pero digo: yo me pongo los crampones por la gloria de mi madre. A los 20 minutos lo consigo. Continúo por la arista hasta la Fitona. Comienzo a bajar. Llego a una pequeña collada donde no hay huellas. Las ha borrado el viento. La visibilidad no supera los 20 mt. Miro a mi alrededor y estoy sólo. Con el viento como está decido tirarme por un embudo que veo a mi izquierda, por lo que pienso bajo hacia la vertiente Leonesa. Destrepo cara a la pared. Ya es de día, el embudo desemboca en una canal muy pendiente con cortados de roca a los lados. La nieve está helada y en los resaltes se rompe en grietas que evidencias que estoy en una ratonera y que toda la ladera se puede caer en cualquier momento. Es cara Norte. Me meto en una grieta y calzo los esquís para intentar descender lo más rápido posible. Llego a otro pequeño cortado. Al meterme contra una escoba se me suelta un esquí. De nuevo intento calzar el esquí en una situación chunga. Con una mano agarro el mato para no caer y con la otra intento fijar el esquí. Lo consigo pero se me cae un bastón. Doy dos giros saltando sobre nieve dura y llego a otra grieta donde quedo atrapado el bastón. Lo cojo. Miro toda la ladera inestable encima de la cabeza. Voy a sacarle una foto pero había guardado la cámara cuando calcé los crampones, y pienso que cada segundo que esté menos en esa ladera mejor. Así que no parao hasta que llego al Bosque. Buff, de buena me he librado. Paro a mear. Sigo esquiando entre los árboles hasta que el bosque se cierra tanto que tengo que quitar los esquís. Diviso a bajo una valla de piedras y una cabaña. Estoy salvado. De un cerco a otro voy pasando como puedo. Esquío, salto una valla, sigo río abajo conforme la nieve deja paso a terreno cada vez más civilizado. Llego a un camino. Continúo con los esquís a la chepa caminando con las botas de esquís. Me duelen las piernas y los pies dentro de la botas. Dosifico. Tengo dos barritas y un gel energético así que a una mala puedo aguantar un día o dos. La primera cabaña decente tiene dos inquilinos. Un mastín fuera que me ladra y otro dentro que también. Les grito. El de fuera se acojona y el de dentro no sale. Sigo para abajo, veo un cercado con ganado. Mas perros que ladran pero no salen. Detrás de unos contrafuertes de roca veo aparecer un pueblo. Me sale un perro que me enseña los dientes. Le grito y enseña mas los dientes. Le blando el bastón y por fín sale alguien de la casa. Tranquilo que no hace nada. Ya, ¿Qué pueblo es este?. Me contesta: Rio Aller. Le replico: pero estoy en Asturias. Me contesta: Si claro.

Bajo hasta una casa que era el antiguo Bar del Pueblo que tienen teléfono. Son muy amables. Me dejan llamar, me invitan a café y jamón y me presentan a un niño de cinco años que se llama Roberto. Me vienen a buscar. Duermo un par de horas y subo para la espicha del Brañelín. Allí el personal ya sabe mi aventura. Más caras conocidas del grupo que salía de Piedrafita. Victor me ve y me dice: y para nosotras que ¿Braguitas Princesa??. Callo y me tomo otra cerveza con él. Luque está por allí y me comenta la jugada. Gelo y Marisa también. Mientras comemos algo Marisa se acerca y me dice…, pero Brojos tienes que dejar de hacer estas cosas que un día vas a armarla. ….Ya, Marisa…si hubiera tenido otra opción….Pero es así. La montaña en invierno es así.



lunes, 1 de marzo de 2010

7 Ficha técnica rutas esquí de travesía:

Nombre ruta: Gamonal-Pico Calza (1666 mt.) desde Viapará (640 mt.)
Dificultad: media-baja
Horario coche: Oviedo- Viapará 30 minutos
Horario subida: 1h 30 minutos
Horario bajada: 45 minutos
Descripción:

La Sierra del Aramo es el promontorio de Caliza que se eleva hasta cerca de los 1800 mt sobre la cuenca de Oviedo. En la temporada invernal es fácilmente reconocible porque su ladera E cubierta de nieve le imprime un carácter alpino imponente. Su cumbre es un balcón como comentaba en la entrada Tiempo de silencio. Para los amantes de la trave es todo un lujo que a menos de 30 minutos de coche desde Oviedo nos podamos meter 1000 metrinos de desnivel para el cuerpo y ¡Al loro! Si tenemos suerte (que es la más de las veces) disfrutar de una de las mejores laderas de la región.
De Gamonal

Dejamos el coche en la el área recreativa de Viapará, para llegar a ella, nos desviamos de la autopista cuando pone Soto de Ribera, seguimos la nacional hasta pasar el primer tunelín dirección Mieres y nos desviamos a la dere dirección Riosa. Seguimos la carretera hasta que nos encontramos con el desvío a la dere que indica la subida del mítico Angliru, dejando el coche en el área recreativa o si la nieve es más escasa apuramos dirección al Angliru hasta que las condiciones nos impidan proseguir.
En la vista del google earth os indico dos posibles subidas por la dere es recomendable si la nieve no está muy helada. Si no es mas aconsejable la de la izquierda. Controlar que la vista está tomada dirección E para ver la ladera o sea rotada 90 º con respecto a la topo. Para seguir los atajos que marco en los zig-zag de la carretera tomar de referencia después de la primera curva cerrada a mano derecha un cartel informativo desde donde enchufamos de frente en ascendente hacia un contrafuerte de roca caliza un poco con tendencia hacia él (izquierda). No hay muchas posibilidades pues el bosque de Acebos que atravesamos es muy tupido y si nos equivocamos no podremos proseguir. Salimos directos a la curva de arriba de la carretera. Seguimos unos cincuenta metros y volvemos a atajar la siguiente curva. Subimos en media ladera cruzando hacia la dere para intentar salir a la pala evidente por la que vamos a bajar. Remontamos esta hasta unas cabañas. Las últimas que encontramos las bordeamos por detrás y por donde nos deje la peña vamos poco a poco alcanzando la cima que se llama Pico Calza. Desde aquí no os tengo que decir nada más.
De Gamonal

A disfrutar la bajada.

Meteoasturias mañana y tarde

MeteoAsturias.com'; } else{ echo ' MeteoAsturias.com'; } ?>

Riesgo de aludes

En YouTube podéis ver videos espectaculares de avalanchas y aludes de nieve relacionados con el tema para que veáis que el tema cuando está chungo hay que ir con mucho cuidado...La vida es lo único que realmente poseemos.

Riesgo de aludes comentado

Cross Telegrafo 2009

Human planet:...esto explica muchas cosas

Se ha producido un error en este gadget.

Economía del crecimiento y obsolescencia programada

No me voy a calzar un rollo socio-económico a cerca del absurdo sistema que hemos creado entre todos para el interés de unos pocos y la desgracia de todos (ya hay mucho y bueno en la red para informarse, sólo tenéis que utilizar el título de la entrada como búsqueda). Simplemente voy a decir que No me gusta y como No me gusta que me obliguen a consumir más para seguir “creciendo y así salir de la CRISIS” y no me gusta comprar en tiendas que luego no se responsabilizan de los productos que venden. Voy a convertir esta entrada en una página de denuncia (que espero vayáis incrementando vosotros) en las que pondremos productos que cuesta más su arreglo que uno nuevo y tiendas con una atención al cliente deficiente o nula.

No es simplemente el derecho al pataleo. Es que lo que no se denuncia se acaba enquistando en el sistema….en NUESTRO SISTEMA.

Ahí van los primeros de la lista (que sirvan de modelo para como podéis denunciar aquí casos similares para que todo el mundo lo sepamos):

Producto:

Cámara digital Sony Cybershot DSC-W200

Antigüedad: 4 años

Incidencia: la pantalla manda un mensaje de apagar y volver a encender la cámara (no deja tomar fotografías) Fallo: al parecer de la fuente de alimentación o la placa base????. Intenté repararla en tres establecimientos de informática.

Establecimiento de venta:

Morés: una empresa de artes gráficas fundada en 1977 en la calle Viaducto Marquina (Oviedo, España).

Motivo: Resolvieron el problema diciéndome que contacte yo directamente con los servicios técnicos de Sony?????.


p.d: podéis mandarme vuestras experiencias como comentarios que yo las trasladaré a la lista. Gracias

Seguidores