lunes, 10 de marzo de 2014

Recuerdos del Curueño



Salida de la doble curva en descenso.


Cada año, desde hace ya cinco, me levanto por estas fechas un domingo temprano para estar en la carrera de esquí de fondo en Vegarada. Una cita obligada salvo fuerza mayor, como pasó el año pasado que me dolía tanto mi artrosis de cadera que no era capaz de caminar. 

La cita es una cita con mi memoria y mis primeros pasos por la montaña. 

Recuerdo de crío una acampada en Tolivia de Arriba, en el pinar que se sitúa enfrente al pico Bodón. No teníamos más de doce o trece años cuando mientras nos preparábamos para el sueño, Abruña nos contaba la tenebrosa historia de la Vieja de la Cueva de Lendreras, que por las noches se aparecía por la zona rodeada de lobos. Nadie después se atrevía a salir de la tienda de Ovalle para ir a mear.  A la mañana siguiente, dispuesto a iniciarme en la ascensión de Montañas, bajé hasta la carretera con Josa para coger la arista rocosa que subía al Bodón. La historia parecía fácil porque desde nuestra perspectiva se adivinaba no muy lejos una cumbre rocosa que presumíamos era la cumbre. Después de una penosa y larga trepada al llegar a la supuesta cumbre, una nueva perspectiva situaba la cumbre en el siguiente resalte. Así nos pasó hasta cinco veces, cuando al final de nuestra ascensión no había un punto más alto a nuestro alrededor.

Esos recuerdos permanecieron siempre vivos en mi memoria, pero geográficamente no era capaz de situarlos con precisión. 

El río Curueño nace en la vertiente sur de la Cordillera Cantábrica encima mismo del Puerto Vegarada, de las vallejas y cárcavas que los Picos Faro, Huevo Faro, Fuentes, Toneo, Agujas y algunos otros dibujan en las laderas que rápidamente pierden pendiente hasta dar un fondo de valle plano y amable por el que las aguas se agrupan dando un cauce mayor. Ahora el agua fría y cristalina serpentea entre cantos rodados y lodos que alimentan a las truchas con más suerte de la región. Valle abajo van apareciendo recios pueblos de la montaña de León como Redipuertas, Cerulleda o Lugueros, después el río se encaja en las Hoces de Valdeteja hasta que más allá vuelve a transcurrir sin más sobresaltos en la Vecilla camino de León en el que sus aguas bajan hacia el Sur jalonadas por los cauces del Torío y el Porma.

Todos estos años he ido acumulando recuerdos en distintos rincones de estos valles, escaladas, ascensiones y travesías con los esquís que han ido curtiendo mis maltrechos huesos. 

Pienso que las personas sin memoria son personas sin vida o con la vida por vivir. 

En cierta forma pienso que cuando somos jóvenes tenemos un baúl de proyectos de futuro e intenciones y conforme crecemos y cumplimos nuestros anhelos, la memoria reemplaza sueños por recuerdos… 
Tal vez cuando nos muramos en nuestra conciencia sólo se alberguen  ya recuerdos… o tal vez pesen aún más aquellos sueños que un día imaginamos.

Estos pensamientos me persiguen siempre que, con el coche, pongo rumbo aguas arriba del Curueño y en la música suena Loquillo y Calamaro; Música y paisaje me emocionan y las letras de las canciones, ya casi aprendidas, me invitan al Karaoke.

Este año he llegado temprano, me recibe un día primaveral, sin una nube alrededor y un frío viento de levante. Comienza el ritual, pongo el dorsal con dificultad porque los imperdibles son pequeños para mis dedos amorcillados, encinto las manos para evitar las ampollas de empujarme con los bastones de los esquíes de fondo, calzo los botines y caliento dando una vuelta al circuito de unos 4km. Una suave subida inicial deja paso a un descenso en recto fácil que te impulsa hacia la temida cuesta. En ella hay que dosificar para que el corazón no salga por la boca antes de acabarla deslizando los esquíes hacia los lados moviendo las caderas cual zumbonas caribeñas.  Curva a la derecha y suaviza la pendiente, ya se le puede dar ritmo, otra pequeña cuesta de ladeo con el peralte al revés para iniciar un descenso de doble curva en el que puedes salir por la tangente. Después el circuito se alarga con más rectas, curvas, subidas y bajadas pero de poca dificultad técnica y poca exigencia física.

Este año a pesar de que son cuatro las vueltas que hay que dar yo me rebelo al acabar la tercera, porque hasta ahí disfruté. Después de una parada obligada para poder doblar a un corredor en mitad de la cuesta fuerte y una caída en la salida de la doble curva, para evitar salirme por la tangente, pienso que ya está todo el pescado vendido. Tengo que cuidar la junta la trócola.
 
El pico Bodón.
Me despido de mis amigos y  regreso a Oviedo. 

Feliz como siempre.
Salida de este año (2014)

 Todas las fotos son cortesía del amigo Jesús Bárcena

Meteoasturias mañana y tarde

MeteoAsturias.com'; } else{ echo ' MeteoAsturias.com'; } ?>

Riesgo de aludes

En YouTube podéis ver videos espectaculares de avalanchas y aludes de nieve relacionados con el tema para que veáis que el tema cuando está chungo hay que ir con mucho cuidado...La vida es lo único que realmente poseemos.

Riesgo de aludes comentado

Cross Telegrafo 2009

Human planet:...esto explica muchas cosas

Se ha producido un error en este gadget.

Economía del crecimiento y obsolescencia programada

No me voy a calzar un rollo socio-económico a cerca del absurdo sistema que hemos creado entre todos para el interés de unos pocos y la desgracia de todos (ya hay mucho y bueno en la red para informarse, sólo tenéis que utilizar el título de la entrada como búsqueda). Simplemente voy a decir que No me gusta y como No me gusta que me obliguen a consumir más para seguir “creciendo y así salir de la CRISIS” y no me gusta comprar en tiendas que luego no se responsabilizan de los productos que venden. Voy a convertir esta entrada en una página de denuncia (que espero vayáis incrementando vosotros) en las que pondremos productos que cuesta más su arreglo que uno nuevo y tiendas con una atención al cliente deficiente o nula.

No es simplemente el derecho al pataleo. Es que lo que no se denuncia se acaba enquistando en el sistema….en NUESTRO SISTEMA.

Ahí van los primeros de la lista (que sirvan de modelo para como podéis denunciar aquí casos similares para que todo el mundo lo sepamos):

Producto:

Cámara digital Sony Cybershot DSC-W200

Antigüedad: 4 años

Incidencia: la pantalla manda un mensaje de apagar y volver a encender la cámara (no deja tomar fotografías) Fallo: al parecer de la fuente de alimentación o la placa base????. Intenté repararla en tres establecimientos de informática.

Establecimiento de venta:

Morés: una empresa de artes gráficas fundada en 1977 en la calle Viaducto Marquina (Oviedo, España).

Motivo: Resolvieron el problema diciéndome que contacte yo directamente con los servicios técnicos de Sony?????.


p.d: podéis mandarme vuestras experiencias como comentarios que yo las trasladaré a la lista. Gracias

Seguidores